Insensibilidad

No quiero que esto avance más. Amenazas de palabras como cuchillos, como esos con los cuales nos cortamos algún día desgarrando no solo nuestra alma sino las de algunas personas más.
No aprendí a usar mis besos, ni a entender que aquella herida no se cura con un simple abrazo o una carta.
Creo que es mejor alejarme para controlar mis emociones, que están a la orilla del abismo quemando como una hoguera.
Sé que me traicioné a mí misma, y ya no seré como antes.
Tomémonos un segundo, respiremos.
 Prometo hacer todo lo posible para volver a ser dulce.No pienses que no te quiero, al contrario, este corto tiempo me ha enseñado a valorarte y quererte mucho.
Así que hoy aprendí: Que las palabras hieren como espadas y que es difícil darles consuelo.Que la dulzura es algo mío y no tengo porque esconderlo. Y que una adolescente en descontrol es peligroso.

2 comentarios:

Natalia dijo...

Hay lecciones de la vida que nos ayudan

Anónimo dijo...

La insensibilidad es como el papel, te amo #10

"Vivimos en un laberinto, donde buscamos encontrarnos a nosotros mismos perdiéndonos constantemente"
Sofia