Perspectiva desde las nubes


Por unos angustiosos momentos, me di cuenta de que estaba subiendo ¿A dónde? A un lugar donde pocas personas podían; porque las que se atrevían eran personas osadas, valientes, perseverante y soñadoras.
Conseguí ignorar todos mis miedos mientras era consciente de que las demás personas que me acompañaban en mi viaje estaban intentando hacer lo mismo.
Mis piernas temblaron, mi corazón se aceleró.
Intenté no mirar abajo, porque sabía que si lo hacía me devolvería; porque anhelaría sentir esa seguridad que se siente cuando estás en un mundo material, ya que estás seguro que las cosas son reales gracias a tu sentido del tacto.Pero aquí, tenía que controlar mi sentido del tacto, para que no se desprendiera de mi cuerpo y me dejara flotando.
Controlar la mente. Alejar los miedos. Y mantener mi foco en los sueños.
Después de unos largos minutos, lo logré.
Subí hasta la punta. No me preocupaba caerme al precipicio en el que estaba antes, no; porque la vista era tan maravillosa que sólo eso importaba.
Pero había algo que todavía no cuadraba...
...la gente que se veía abajo, en las calles llenas de ruido y humo.No eran como nosotros, no anhelaban llegar más alto. No miraban hacia arriba.
Eran inconscientes del lugar en el que yo estaba, porque nunca se habían parado a mirar hacia las sorpresas que se esconden entre el cielo.Ellos estaban ocupados, intentado mantener siempre los pies en la tierra, caminando recto, con la mente recta.
Sentí pena por ellos. No sabían de lo que se perdían al no estar aquí.
Tal vez, algún día, alguno de ellos lograría enfrentar los obstáculos, como lo hicimos nosotros, y subir aquí.Desplegarían sus alas y las pondrían al servicio de la lucha, a la que sobrevivirían si dejaban atrás el polvo de su pasado.
Y verían el mundo desde otra perspectiva: la de las nubes.

3 comentarios:

mientrasleo dijo...

Un relato precioso, casi inocente... como contado por un niño.
Un placer haberte descubierto, me gusta como escribes asíq ue me verás por aquí. Te invito a mi casa igualmente.
Besos

Natalia dijo...

Que bonito :)

Maria Od dijo...

¡Hola, querida Seiren! :) ¡Que bello lo que escribiste, es algo que sucede no muy a menudo y ojala todos nos atrevamos a mirar hacia el cielo! ¡un abrazo! :)

"Vivimos en un laberinto, donde buscamos encontrarnos a nosotros mismos perdiéndonos constantemente"
Sofia