Condena

Y es cuando se da cuenta, atrapada en una red vacía, que aquella situación es  realmente triste, desesperante.
Que su vida girara en torno a pequeños instantes ilusorios, de sueños de los que no guarda sensación alguna..
Que su vida estuviera entre las nieblas, en un pueblo al que ya no pertenecía.
Que todo por  lo que había luchado estaba en una jaula, en otra dimensión,otro mundo, totalmente fuera de su alcance.
Que estuviera destinada a esto. Luchar por una causa que cada vez era más difícil encontrar en su memoria, exponiendo a su cuerpo a indecibles torturas.
Sopló su lanza,etérea sostenida por su mano. El sudor escurría por su cuerpo, pero no con la misma constancia con que lo hacían las lágrimas internas. Tenía que hacerlo. Por su vida. Por sus vidas.
Lanzó su arma. Intentando atinarle a aquella sombra con la suficiente certeza para dejarla, al menos, herida.Cerró los ojos por una milésima de segundo, para después contemplar, asombrada, que aquella criatura espeluznante ya no estaba allí. Y un orgullo herido se deslizó por sus entrañas. Sonrió mientras las lágrimas caían sin cesar, desbocándose  por todo su rostro.
Y entonces sucedió. Otra vez aquella red. Otro sueño ilusorio que pondría en juego su vida.
Y la sensación de desesperanza y melancolía vuelve ahora con más intensidad que su breve momento de luz, apenas un segundo antes.
Y se da cuenta que todo lo que la rodea es un denso paisaje inhóspito, sin color. Su lanza había desaparecido, y su sudor era aún más frío, tanto que la hacía temblar.
Una tremenda soledad la invadió y ese fue el último recuerdo que conservó de ese mundo.
Luego, jalada por un dolor lacerante en sus piernas, la tierra la traga, y sus ojos se ahogan en una oscuridad miedosa que la deja sin aliento.
Y aún, sintiendo  dolorosamente su corazón, está preparada para la pesadilla que apenas comienza.

1 comentarios:

M-san dijo...

Hola, te he dejado un premio en mi blog. Espero que te guste.

http://latorredelermitao.blogspot.com/2012/10/me-han-dado-el-liebster-award-dos-veces.html

"Vivimos en un laberinto, donde buscamos encontrarnos a nosotros mismos perdiéndonos constantemente"
Sofia