Capítulo Siete

Me desperté dolorida, pero eso no impedía que la curiosidad fuera aumentando. Me arreglé rápido y bajé las escaleras. Abracé a mi madre con fuerza.
-¿A qué hora llegaste anoche? –me dijo con una mirada de comprensión.
-No demoré mucho, una hora… tal vez –le respondí dubitativa. La verdad no había tenido noción del tiempo –Voy a salir, necesito unas cuantas respuestas…
Mi mamá asintió. Nunca la había visto tan comprensiva.
Salí de mi casa sin saber a dónde ir.
Después de un instante, decidí ir a la casa de Dayane, tal vez ella supiera la ubicación de la casa de Seth.
-Hola, Lil – me dijo mirándome a los ojos –Te veo algo rara… no me digas que ya…
-¿Qué? ¿Tú qué sabes? –dije sorprendida ¿Acaso ella sabía lo de mi licantropía?
Rió entre dientes y dijo.
- Ven, entra. Te contaré algunas cosas.
Esa mañana me contó que ella también era una licántropo, y que Seth y Dan también lo eran. Después de todo vivíamos muy cerca del bosque, el lugar en donde nuestros antepasados habían tenido sus primeras transformaciones, las primeras de la historia. Me contó la historia de nuestras familias, que nuestros padres eran importantes líderes de manadas… Pero no me quiso contar más acerca de Seth para decir que yo ya pudiera desvelar los secretos que escondían aquellas visiones.
-La casa de Seth está cerca. Te llevó.
Seth vivía en una grande cabaña un poco más adentrada al bosque que la mía o la de Dayane, me imaginé que debía ser por la licantropía.
-Te espero aquí –me dijo Dayane desde el carro.
Inspiré y toqué la puerta. Me abrió Seth, no parecía sorprendido.
-Pasa. Ya me imagino a que vienes, lo sé por tus ojos –dijo con una sonrisa.
Vi mi reflejo en un pequeño espejo y me di cuenta que mis ojos habían cambiado de color, ahora tenían matices grises.
Le conté lenta y nerviosamente sobre mis visiones mientas el fruncía el entrecejo, parecía recordando algo doloroso. Antes de que él pudiera decir algo alguien entró con estrépito a la cabaña y, un  después, perdí la conciencia.
Category: 0 comentarios

0 comentarios:

"Vivimos en un laberinto, donde buscamos encontrarnos a nosotros mismos perdiéndonos constantemente"
Sofia