Pensé que no te encontraría

Después de todo el llanto,
la confusión, los barrancos,
hay un fuego en mí
que me impulsa a sentir.

Después de todas las pesadillas,
los temores y las pocilgas
sueño que estoy en tu hogar
con tu corazón dándome bienestar.

Me he dado cuenta.
No hay esperanza que acabe
ni lucha que no se gane.
Cuando el amor hace su aparición
todos muestran rendición.

Tal vez esto no sea eterno,
ni sea amor verdadero
pero que flor dice que no a esto
cuando a estado en un eterno invierno.

El alma vuelve a mi cuerpo.
Y no me preocupa ni perderme a mi misma
ni perderme el concierto de las débiles lluvias
que esperan consuelo.

Mi sonrisa se ensancha
porque cuando el amor viene a nosotros
no hay humo ni fuego que engancha
para poder rendir alguna alabanza.

En forma de beso,de caricia, de ver
el viene a nosotros cuando la vida
 no se alcanza a comprender.

Y me he dado cuenta.
Oh, me he dado cuenta.
Que ingenua, pensé que no te encontraría,
y ya le has dado a mi razón mil vueltas.
Category: 2 comentarios

2 comentarios:

Maria O.D. dijo...

¡me encanto! me recordo una frase que encontre por ahi: "todos estamos expuestos al amor" :)
sobre todo la cuarta estrofa, soy una irremediable romántica :) ¡saludos!

Seiren dijo...

Gracias Maria! Jejeje yo también soy irremediablemente romántica.
Por cierto, este fin de semana subiré los primeros capítulos de "Entre el bosque y la razón" y ahí sí me gustaría que me ayudaras en soycomounagalleta :)
Besos!

"Vivimos en un laberinto, donde buscamos encontrarnos a nosotros mismos perdiéndonos constantemente"
Sofia